En su informe anual de supervisión de la distribución de carburantes en estaciones de servicio correspondiente al pasado 2020, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia observa que la competencia en este segmento ha mejorado gracias a que la normativa favorece la entrada de más gasolineras independientes.

Sin embargo, al mismo tiempo, el organismo regulador señala que los precios antes de impuestos en España se han mantenido un año más entre los más altos de la media europea.

Esa tendencia se debe, a juicio de Competencia, a una subida de los márgenes brutos de distribución, explicada en parte por la normativa sobre biocarburantes y el tipo de estaciones de servicios comparativamente más costosas.

En concreto, la CNMC calcula que la demanda de gasolina 95 y la del gasóleo A ha retrocedido un 17,1% el año pasado, para colocarse en niveles propios de la década de los años 90 como consecuencia de la pandemia.

Crece la red

Así pues, los precios de venta al público disminuyeron hasta los 1,2 euros el litro, con una caída anual de un 9,3%, para la gasolina 95, y los 1,1 euros el litro para el gasóleo A, lo que implica un retroceso de un 11,7%.

En este sentido, Competencia estima que la bajada ha sido inferior a la experimentada por los productos de referencia en los mercados internacionales, algo que se explica porque la subida en el margen bruto de distribución en España, ha alcanzado máximos históricos de 25 céntimos el litro para la gasolina 95 y de 24 céntimos el litro para el gasóleo A.

Por lo que respecta a la oferta se observó un continuo crecimiento de la red de estaciones de servicio, liderado por las instalaciones independientes, aunque con escasa penetración del modelo sin personal “in situ”, modelo que contribuiría a reducir los costes de distribución y por tanto los márgenes brutos.

Según Competencia, en 2020 las gasolineras independientes superaron el 40% de cuota y, con márgenes brutos inferiores  a los de las estaciones abanderadas, aplicaron una mayor reducción en sus precios de venta.

Finalmente, la CNMC recomienda que la normativa no ponga barreras a la instalación de estaciones de servicio más eficientes en costes, que no se justifiquen por razones de interés general y que se mejore la transparencia en los contratos de exclusividad de suministro en estaciones de servicio con régimen de venta en firme, así como que se analice un posible replanteamiento de la limitación de la red a los operadores con cuota superior al 30%.