En línea con el retroceso registrado a finales de 2019, la confianza de los empresarios españoles mantiene una línea de atonía al comienzo de 2020, en línea con el comportamiento registrado por la mayor parte de sectores que analiza el Instituto Nacional de Estadística.

Así pues, el Índice de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) del Instituto Nacional de Estadística presenta un retroceso de un 2,7% de cara al primer trimestre de este mismo año con respecto al último cuarto del pasado 2019, en el segmento del transporte y la hostelería, lo que implica el mayor retroceso de los sectores analizados en la estadística oficial.

Con mayor detalle, un 13,9% de los gestores de empresas de transporte considera que la marcha de su negocio será favorable en el primer trimestre del presente ejercicio, mientras que un 24,2% opina que será desfavorable y el 61,9% restante considera que el trimestre tendrá un comportamiento acorde a sus perspectivas.

Por tanto, el saldo entre opiniones optimistas y pesimistas se coloca en un índice negativo de un 10,3%, frente al 5,9% también negativo de todos los sectores de actividad.

Un cuarto trimestre de 2019 mejor de lo esperado

Con respecto a la evolución del último trimestre de 2019, un 20% de los empresarios del sector transporte estima que se ha comportado de manera favorable. En sentido contrario, un 17,8% es pesimista sobre el comportamiento de los últimos tres meses del año pasado.

Así mismo, una amplia mayoría de los empresarios de transporte encuestados por el INE, el 62,2% en concreto, cree que el cuarto trimestre de 2019 se ha comportado de acuerdo a las expectativas que se tenían puestas en él.

Así pues, el saldo de opinión con respecto al trimestre finalizado se coloca en un saldo positivo de 2,2 puntos, tres décimas porcentuales por encima de la media la totalidad de sectores económicos analizados por el INE, que para el período registra un balance positivo de un 1,9.

Este retroceso de la confianza empresarial en el ámbito del transporte sigue la línea de los últimos tres meses del año pasado, aunque de manera más acentuada y muestra las dudas con respecto a la evolución futura del consumo.