La congelación de las ayudas al abandono de la actividad para transportistas autónomos que el Ejecutivo pretende para los Presupuestos Generales del Estado del año próximo no satisface al sector, máxime en unas cuentas públicas con el gasto social como una de sus fortalezas.

En este sentido, Fenadismer calcula que la congelación presupuestaria de los últimos tres ejercicios ha permitido acogerse a poco más de 300 transportistas cada año, de tal modo que han quedado excluidos más del 65% de los transportistas que han solicitado esta ayuda.

A la vista de esta tasa, las asociaciones de transportistas han pedido incremento sustancial de estas ayudas, aunque, por contra, el texto del anteproyecto de Ley refleja, a juicio de Fenadismer, que «una vez más el sector del transporte por carretera vuelve a ser el gran olvidado de este Ministerio».

La organización empresarial afirma que pese a que «el Presupuesto del Ministerio de Transporte para el año 2021 crece en un 53%, sin embargo, la partida destinada al Plan de Ayudas se queda congelada un año más, en concreto en 9,9 millones de euros«.

Esto supondrá, a juicio, «que previsiblemente dos de cada tres transportistas que lo soliciten queden fuera de dichas ayudas», por lo que pide que se negocie un incremento sustancial del presupuesto destinado a esta partida, «con el fin de posibilitar un retiro digno al mayor número posible de transportistas que en las actuales circunstancias más lo necesitan».