Hasta 60 portacontenedores permanecen en las inmediaciones de los puertos de Los Ángeles y Long Beach esperando para poder atracar, lo que supone una cifra récord en estas instalaciones. Además, otros 20 buques llegarán en los próximos días a la Bahía de San Pedro.

A pesar de los esfuerzos para completar la campaña de vacunación, los consumidores no han retomado aún el nivel de gasto previo en viajes o restaurantes, y continúan haciendo numerosas compras a través de Internet.

De hecho, los volúmenes en el puerto de Los Ángeles, que es la principal puerta de entrada a Estados Unidos desde Asia, han aumentado un 30,3% en lo que va de 2021, según recoge Marine Link.

La cadena de suministro se está viendo afectada por esta fuerte demanda, así como por los cierres temporales de algunos puertos y fábricas en Asia por el Covid-19, la escasez de contenedores y productos clave, como resinas o chips, y el mal tiempo. A consecuencia de ello, los costes de transporte han aumentado, incrementándose los retrasos y también la escasez de algunos productos.

Los contenedores pasan hasta seis días en los muelles de Los Ángeles esperando para la recogida de la mercancía por parte de los transportistas y hasta 8,5 para obtener espacio de almacenamiento o ser devueltos en vacío. También hay ya unos 8.000 contenedores preparados para ser trasladados en tren, con un tiempo de espera medio de 11,7 días.

Para tratar de aliviar lo antes posible esta carga de trabajo, algunos puertos estadounidenses están dando más tiempo a los transportistas en fin de semana para la recogida de las mercancías, y empresas como Walmart están invirtiendo millones de dólares para reforzar sus operaciones en el ámbito portuario.

Tráfico de agosto

Los volúmenes de agosto en el puerto de Los Ángeles casi alcanzan las cifras del año anterior, cuando las empresas se afanaron en restablecer sus stocks y los los retailers trataron de prepararse para el incremento de las ventas en el periodo navideño.

En total, se han movido 954.377 TEUs, un 0,8% menos que en 2020. Los contenedores llenos de importación se han reducido un 5,9% hasta los 485.672 TEUs y los de exportación un 22,9% hasta los 101.292, si bien los contenedores vacíos de exportación han alcanzado los 367.413 TEUs, un 17% más.