La crisis sanitaria está marcado de manera general una tendencia hacia una intensificación de las medidas de seguridad e higiene, algo que tiene especial incidencia en un sector como el de la construcción que ya ha vuelto a tener una actividad más o menos normal.

Los datos del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España indica que un 7% de las obras han realizado modificaciones en el Plan de Seguridad y Salud previo, mientras que un 26% ha implementado un plan alternativo y un 47% ha llevado a cabo ambas acciones.

En consecuencia, más de un 80% de los trabajos de construcción han tomado medidas para mejorar la seguridad y la salud en los tajos, mientras que sólo un 18% no han realizado modificaciones o ampliaciones tras la vuelta a la actividad en las obras en las que desarrollan su actividad.

Aun así, la situación es distinta según la magnitud de las obras y el número de empleados que prestan sus servicios.

Por un lado, en las obras con menos de cinco trabajadores, el porcentaje de obras que no han modificado sus planes de seguridad llega hasta el 30%, mientras que en las de entre cinco y quince trabajadores el porcentaje baja al 12% y en las de más de quince trabajadores es tan solo del 7%.

De igual manera, más del 52% de los trabajadores creen que se cumplen las medidas indicadas por las autoridades sanitarias con el uso de equipos de protección o el mantenimiento de la distancia de seguridad de dos metros entre trabajadores.