El mercado logístico de Cataluña ya ha recuperado el ritmo de contratación previo a la pandemia del Covid-19. En concreto, ha cerrado el primer trimestre de 2021 con un volumen de absorción de 246.098 m², según datos de Savills Aguirre Newman, lo que supone un crecimiento del 126,4%.

Entre enero y marzo se han formalizado 14 contratos de alquiler de superficie logística, frente a los 20 del mismo periodo de 2020, destacando las transacciones vinculadas al ‘delivery’ y la distribución de última milla.

El auge que está experimentado el e-commerce y los nuevos hábitos de consumo asociados a la venta ‘on-line‘ han propiciado que siga siendo una de las actividades más dinámicas en la demanda de espacio, principalmente en la primera corona y centro, que cuentan con tasas de disponibilidad del 0,8% y del 1,2% respectivamente.

Destaca además el impulso de la contratación en otras áreas de la segunda y tercera corona, tanto por la superficie disponible como por la calidad de los proyectos y el precio.

En este sentido, las mayores operaciones se han cerrado en Gerona y Tarragona, con una de unos 140.000 m² en el primer caso, y dos de 29.000 m² y 10.500 m² en el segundo.

Cataluña es un mercado prioritario para los grandes fondos internacionales y los promotores especializados, pero el interés se ve limitado por la falta de producto, tanto de naves construidas como de suelo para promover.

Esta situación está llevando a los inversores a adoptar soluciones creativas para invertir en función de las características de este mercado. Así, cabe destacar una operación de ‘sale and lease back’ por valor de 17,5 millones en la tercera corona y dos transacciones de suelo por 10 millones.