instalaciones-de-vgp-en-llisa-de-munt

Se han cerrado 32 operaciones en el primer semestre de 2019.

El mercado inmologístico de Barcelona ha alcanzado un nivel de contratación de 344.841 m², lo que supone un retroceso del 11,7% frente al mismo periodo de 2018, que se explica por el menor número de operaciones por encima de los 20.000 m², tal y como indican desde Savills Aguirre Newman.

Cabe recordar que en el ejercicio anterior, se registraron cinco operaciones de gran envergadura, como la de Vente Privée en La Bisbal del Penedès, Tarragona, de 48.000 m², o la de Amazon en Martorelles, Barcelona, de 30.000 m².

En este caso, la absorción corresponde principalmente a operaciones de alquiler impulsadas por operadores logísticos. En total, se han cerrado 32 transacciones, de las que 17 corresponden al segundo trimestre, en el que se han ejecutado operaciones por valor de 100 millones de euros y la contratación media se ha situado en torno a los 7.000 m².

Entre las operaciones de mayor metraje, destaca la de Goodman en Sant Esteve Sesrovires, que supera los 19.000 m². Además, la mayoría se han firmado en la primera corona de Barcelona, mientras que en la segunda se han contabilizado solamente cuatro.

Destaca el buen comportamiento de la zona del Bajo Llobregat, en la que se ha observado un progresivo aumento de las rentas. No obstante, la escasez de producto ajustado a las necesidades de la demanda, principalmente en la primera corona de Barcelona, sigue siendo un problema.

Así, una de las tendencias clave de este periodo ha sido la ocupación de naves ya construidas, que deben ser adaptadas a la normativa actual, frente a los proyectos llave en mano. La inversión se mantiene activa en el mercado catalán, principalmente por parte de socimis y fondos, y en menor medida por parte de inversores privados, mientras que las rentabilidades, que continúan al alza, ofrecen un retorno de entre el 5,25% y el 7%.