Después de cinco trimestres con crecimientos de dos dígitos, el mercado mundial de venta de ordenadores personales ha caído un 5% anual durante el tercer trimestre de este 2021.

En ese trimestre, según la consultora Canalys, se han vendido un total 84,1 millones de unidades, un volumen notablemente alto, dada la fuerte demanda existente en el ámbito empresarial por el boom del teletrabajo.

Sin embargo, pese a la fortaliza de la demanda, las ventas de ordenadores empiezan a sentir las dificultades que se están produciendo en la cadena de suministro de alta tecnología, especialmente por la escasez global de componentes electrónicos, de tal modo, según el análisis, los proveedores tienen dificultades para cumplir con los pedidos a medida que persisten los retrasos en la cadena.

Así pues, se estima que las alteraciones en las cadenas de suministro globales son las principales causas que impiden un mayor crecimiento de este mercado, toda vez que más de un año después del inicio de la pandemia, la fabricación continúa viéndose obstaculizada por cierres y otras restricciones, particularmente en Asia.

Así mismo, Canalys estima que esta situación se ha visto agravada por una desaceleración masiva en el transporte global con los precios del flete y los tiempos de demora disparados, mientras diversos segmentos compiten entre sí para satisfacer una fuerte demanda existente.

En este sentido, se espera que el déficit en el suministro de ordenadores personales se prolongue hasta bien entrado el 2022.

De igual manera, la temporada navideña de este año verá una parte significativa de los pedidos no satisfechos, de tal modo que aquellos proveedores que sean capaces de gestionar este período de trastornos operativos diversificando la producción y la distribución, así como teniendo una mejor visibilidad de los pedidos para priorizar la asignación de equipos, serán los que mejor capearán la situación.