La Dirección General de Tráfico ha emitido una directriz a todas sus unidades en la que especifica que solamente podrán disfrutar de la prórroga de la validez los permisos y licencias de conducción que hayan caducado entre el 14 de marzo y el 31 de mayo.

Tal y como explican desde Fenadismer, esto contradice la Orden del Ministerio del Interior aún vigente, que señalaba que quedarían automáticamente prorrogados los documentos cuyo periodo de vigencia terminara durante el estado de alarma, extendiéndose incluso su validez hasta 60 días después de su finalización.

La instrucción de la DGT contradice además la propia nota de prensa que hizo pública el 7 de mayo, en la que indicaba que «los permisos de conducción que hayan caducado durante el estado de alarma mantienen su vigencia durante dicho periodo y hasta 60 días hábiles después de finalizado el mismo».

Según el nuevo criterio, y teniendo en cuenta los permisos de conducir que son válidos en España, la Federación estima que unos 100.000 conductores estarían incurriendo en una infracción grave a la Ley de Seguridad Vial sin saberlo, al tenerlos caducados desde el 1 de junio.

En este sentido, consideran que es «llamativo y sonrojante» el trato tan favorable que se da a los conductores de otros países de la UE no residentes en España que vayan a circular por las carreteras nacionales.

Gracias al reglamento europeo sobre la vigencia de permisos y autorizaciones, al que el Gobierno no se ha acogido, la validez de los permisos de estos conductores, que hubieran caducado o caduquen entre el 1 de febrero y el 31 de agosto, se considerará prorrogada por un periodo de siete meses a partir de la fecha de expiración.