La prohibición afectará a los vehículos de más de 7,5 toneladas que se dirijan desde el centro peninsular al País Vasco y la frontera de Irún.

La prohibición afectará a los vehículos de más de 7,5 toneladas que se dirijan desde el centro peninsular al País Vasco y la frontera de Irún.

La Dirección General de Tráfico tiene previsto restringir desde Burgos la salida de camiones a Europa por la AP-1 y la N-1 a partir de 2020. El objetivo de esta medida es que no se acumulen camiones en el País Vasco los fines de semana, puesto que no existen plazas de aparcamiento suficientes para que los vehículos esperen a que finalicen las restricciones francesas para poder cruzar la frontera.

De momento, se ha presentado a las asociaciones de transportistas un borrador con las restricciones al tráfico que se adoptarán a lo largo del año para los camiones. La principal modificación es la incorporación de esta prohibición, que afectará a los vehículos de más de 7,5 toneladas que se dirijan desde el centro de la península hacia el País Vasco y la frontera de Irún.

Se aplicará todos los domingos desde el 7 de junio al 13 de septiembre entre las 16:00 y las 21:00, además de otros domingos y festivos en los que se producen un gran número de desplazamientos por carretera, como los domingos 22 de marzo y 3 de mayo, los lunes 12 de octubre y 2 de noviembre, y el martes 8 de diciembre.

Concretamente, se pretende restringir la circulación desde el kilómetro 242 de la A-1 hasta el kilómetro 249, y desde este punto por la N-1 hasta el kilómetro 336. Igualmente, los vehículos pesados no podrán circular por la AP-1 desde su inicio en Burgos-Castañares hasta el kilómetro 77 en Miranda de Ebro.

Desde Fenadismer, creen que esta medida es una “aberración”, puesto que limita la actividad que los transportistas españoles desarrollan en los mercados europeos, que representan una tercera parte de la flota española.

En su opinión, supone hacerles perder competitividad en casi la mitad de una jornada diaria, originando innecesariamente una congestión de miles de camiones los domingos en las proximidades de Burgos, sin áreas de estacionamiento y de servicio suficientes para absorber tal incremento de vehículos.