Un reciente estudio publicado por CapGemini destaca los importantes beneficios que genera la transformación digital de las cadenas de suministro para las empresas, frente a la de otras áreas, y que se traducen en un mayor retorno de la inversión y una reducción de plazo de amortización de las inversiones.

Sin embargo, para acometer una digitalización con garantías en el ámbito de la gestión logística hay que fijarse unos objetivos claros que permitan adoptar medidas concretas y medir sus efectos.

Según el estudio de la consultora internacional, dentro de la cadena de suministro, la transformación digital suele centrarse en el ahorro de costes, el incremento de los ingresos y apoyar la creación de nuevos modelos de negocio.

Se deja de lado, sin embargo, el importante papel que puede jugar la gestión logística para colocar al cliente en el centro de la actividad empresarial, lo que permitiría una gestión más eficiente de los recursos, al tiempo que ahondaría en las posibilidades de personalización de la atención y de mejora de la experiencia de compra.

CapGemini estima que las empresas que han afrontado con éxito un proceso de transformación digital en sus cadenas de suministro se centran en iniciativas clave para desarrollarlas a pequeña escala, con el fin de generalizar su uso posteriormente.

Precisamente en este paso es donde suelen fracasar la mayor parte de las compañías, ya que, como refiere el estudio, solo una de cada siete es capaz de extrapolar las experiencias piloto de digitalización en logística al conjunto de la empresa.

Procesos de digitalización que conducen a un éxito seguro

Entre los elementos de digitalización con mayores posibilidades de éxito y que afectan a toda la cadena de suministro se encuentran, a juicio de GapGemini, el desarrollo de plataformas de entrega de última milla, el uso de tecnologías de trazabilidad como FRID, la automatización de tareas administrativas con robots, así como la implantación de torres de control y de sistemas de optimización.

Con mayor detalle, la consultora estima, por lo que respecta a la distribución y la gestión logística, que la digitalización tiene amplios campos de aplicación en la introducción de procesos de picking con manos libres, de vehículos autónomos, de sistemas inteligentes de aparcamiento para camiones, de sensores en contenedores y semirremolques para monitorizar las condiciones de la carga, de robots y drones para entregas de última milla y la monitorización de inventarios