La Diputación Foral de Guipúzcoa cree que, tras las correcciones introducidas en la norma foral que regula los peajes para camiones, el recurso presentado por el Comité Nacional de Transporte «no tiene sentido» y que, consecuentemente, «no llegará a ningún término».

Los transportistas ya tildaron en su momento de “chapucera e ilegal” la reforma exprés que realizó el organismo público vasco de la norma formal que regula los peajes en la N-1 y la A-15 a su paso por Guipúzcoa para sortear un posible fallo en contra del Tribunal Supremo.

Sin embargo, las autoridades provinciales guipuzcoanas se muestran seguras de que los cambios introducidos en el sistema le dotan de una importante seguridad jurídica que, además, le servirá para blindarlo frente a las alegaciones legales que puedan realizar los transportistas, en la estela del recurso que ya ganaron ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en abril de 2018.

La norma, publicada oficialmente en los primeros días de noviembre, permite a la Diputación Foral seguir cobrando los peajes que puso en marcha a principios de año, aunque todavía no está en vigor, dado que requiere el visto bueno de la Comisión Europea, algo que la Diputación espera que se produzca para antes de mayo de 2019.