La venta de GNL a pequeña escala distribuido en camiones cisterna ha crecido un 10,8% en el mes de enero respecto al mismo periodo de 2019, lo que se traduce en 466 cargas adicionales según Enagás GTS.

En general, el transporte de gas natural por carretera está destinado a clientes industriales, a suministro de buques y a estaciones de servicio de GNL para camiones pesados, que también tienen disponible GNC para turismos y camiones ligeros.

Teniendo en cuenta que la demanda de gas natural para el mercado convencional ha sufrido un ligero descenso del 3%, resulta mucho más importante el crecimiento desagregado del mercado de GNL para el transporte, que ha pasado de representar el 2% del total en 2019 al 4,7% en 2020.

Esto implica 4.700 cargas adicionales realizadas en el conjunto de las seis terminales en servicio, situadas en Mugardos, Huelva, Cartagena, Barcelona, Sagunto y Bilbao, lo que supone más de 43.800 cargas en un año.

Sin embargo, las limitaciones a la circulación de camiones en fin de semana hacen que en algunas terminales se formen largas colas que suponen un inconveniente a nivel logístico y económico para los transportistas.

Es por ello que la Asociación Empresarial Small Scale Gas Natural, Aessgan, ha solicitado aumentar el número de brazos de carga de cisternas en las terminales, en particular en la de Barcelona por ser la de mayor demanda. De este modo, se pretenden agilizar las cargas y reducir los tiempos de espera en un mercado en pleno crecimiento.

Actualmente, España dispone de un parque de cisternas de GNL de 287 unidades, una cifra superior al total del resto de los países de la Unión Europea. Además, desde el país se transporta gas natural en cisternas a zonas como Francia, Italia, Suiza o Croacia.