La distribución farmacéutica cuenta con un sistema logístico perfectamente engrasado que está demostrando su extraordinaria eficacia en una situación de crisis como la actual.

En el estado de alarma, las principales empresas de distribución de productos farmaéuticos a farmacias y centros hospitalarios está trabajando con normalidad, incluso con subidas de actividad ante el incremento en la demanda de medicamentos que se está produciendo.

Así pues, el pasado viernes, 13 de marzo, Cofares ha registrado el mayor pico de actividad de su historia reciente de Cofares.

Ese día, la cooperativa ha entregado 2,3 millones de productos farmacéuticos a sus socios y clientes, lo que supone un incremento de un 67% con respecto al mismo día de la semana anterior.

De igual modo, la compañía ha detectado que el número de pedidos que las farmacias han realizado a Cofares ha aumentado un 30% respecto a la semana anterior, cuando el Gobierno aún no había decretado el estado de alarma.

La empresa estima que la alta demanda de productos es coherente con la situación actual, dado que los centros sanitarios están haciendo prescripciones a los pacientes a largo plazo, con el fin de reducir en la medida de lo posible el tránsito de personas, incluso en los casos en que está permitido.

Además, la cooperativa ensaya una solución para evitar contagios innecesarios y facilitar a los pacientes crónicos y aquellos que requieren medicamentos de ámbito hospitalario que puedan continuar con su medicación con todas las garantías sin tener que ir a buscar los fármacos al hospital.

La empresa está negociando la implantación de este servicio con varias autonomías, que en primer lugar pondrán en marcha un piloto para evaluar los resultados de esta novedosa iniciativa.