La mayor parte de las fábricas europeas de producción de AdBlue han paralizado su producción como consecuencia de los fuertes incrementos de más de un 500% de los precios del gas natural en el último año.

La subida de la materia prima de la que se extrae la solución de urea estaría detrás, según Fenadismer, de la reducción temporal de producción a la mitad de la principal planta de producción de este aditivo en España, perteneciente al grupo Fertiberia, así como del paro durante cuatro semana de la italiana del grupo Yara.

Esta situación ha provocado una escasez del producto y, como consecuencia, un continuo encarecimiento del precio de este aditivo que esta semana se incrementará en un 50%.

La subida supondrá, según los cálculos de Fenadismer, un sobrecoste adicional de 1.000 euros al año, así como un riesgo de desabastecimiento para los transportistas.

El AdBlue es imprescindible para el funcionamiento de los motores diésel de en una buena parte de los camiones y autobuses fabricados a partir de 2009.

Se estima que unos 120.000 camiones utilizan esta solución, sin la que no pueden rodar legalmente.