La escasez de componentes electrónicos provocará pérdidas para la industria automovilística global que algunas consultoras internacionales colocan en los 110.000 millones de dólares, cerca de 90.000 millones de euros al cambio, con una reducción en la producción estimada de 3,9 millones de vehículos este 2021.

Pero las consecuencias de esta situación no solo se dejan sentir en las cuentas de un sector profundamente afectado por la pandemia y sometido, además, a un fuerte proceso de transformación digital y energética, que se refleja en constantes movimientos de concentración para hacer frente a un reto tecnológico sin precedentes.

De igual manera, la cadena de suministro de la industria automovilística también se adapta a las actuales condiciones del mercado para reducir costes y ganar eficiencia.

En concreto, parece que el sacrosanto ‘just in time’, señero del sector, se resquebraja para dar paso a un enfoque más centrado en garantizar el suministro de elementos críticos esenciales para líneas de producción extremadamente complejas y globalizadas.

Asegurar stocks

Hasta la muy ‘lean’ Toyota parece centrada ahora en asegurarse stocks de protección ante eventos inesperados que pudieran poner en riesgo su cadena de suministro y ha empezado a acumular inventarios de componentes críticos para poder trabajar entre uno y cuatro meses.

En el mismo sentido, según informa Transport Intelligence, Ford ha empezado a almacenar piezas y materiales clave, al tiempo que ha diversificado sus fuentes de abastecimiento.

Volkswagen, por su parte, está construyendo seis fábricas para poder producir sus propias baterías, mientras que Tesla pasa a la producción de materias primas.

Así pues, parece que la tendencia es a crear cadenas de suministro más resistentes, pero sin renunciar del todo a un ‘just in time’ que ha ofrecido largos años de beneficios y reducción de costes.

La idea se centra en utilizar tecnologías de visibilidad integral para construir cadenas de suministro flexibles y resilientes controladas desde torres de control con amplias capacidades y centradas en un análisis avanzado de la demanda.