La última encuesta anual de escasez de conductores de la IRU señala la existencia de una escasez alarmante de conductores en todo el planeta, pese a que la pandemia ha reducido la demanda de transporte.

El análisis de la organización empresarial señala que la falta de profesionales es más acuciante en los países europeos y asiáticos, en los que no se ha cubierto el 20% de las vacantes de conductores existentes.

Con más detalle, en Europa, los puestos de conductor de camión sin cubrir han bajado del 24% al 7% el año pasado, aunque, al mismo tiempo, el trabajo indica que las empresas de transporte anticipan que la escasez de conductores se intensificará nuevamente en 2021 a medida que las economías se recuperen y la demanda de servicios de transporte aumente.

En concreto, las empresas europeas esperan un déficit de conductores del 17% este año.

Entre las causas que generan esta falta de chóferes profesionales, el análisis de la IRU señala la falta de capacitación, las malas condiciones de trabajo, agravadas aún más por la pandemia, así como las dificultades para atraer a mujeres y jóvenes a la profesión.

El trabajo afirma que solo el 2% de los conductores de camiones en todo el mundo son mujeres, aunque en Europa, la proporción de mujeres conductoras de autobuses y autocares ha aumentado del 10% al 16% de la fuerza laboral total en 2020.

En idéntico sentido, el porcentaje de conductores de camiones menores de 25 años de edad también ha retrocedido casi en todas partes en 2020, hasta el punto de que en Europa se ha colocado en un 5%.

Ante esta situación, la IRU aboga por una mayor inversión en áreas de estacionamiento de camiones seguras y protegidas, así como un refuerzo de la capacitación y más respeto para hacer más atractiva la profesión.