CMA-CGM ha recibido el último de una serie de nueve portacontenedores propulsados por GNL, con capacidad para 23.000 TEUs. El buque Sorbonne ha sido entregado en Shanghái, en los astilleros de Hudong-Zhonghua Shipbuilding, una filial de CSSC.

Llamado así en honor a la Universidad de La Sorbona, incluye tecnologías de última generación para una mejor asistencia al capitán y la tripulación, en particular durante las maniobras al llegar a puerto.

También se han rediseñado el bulbo de proa y el timón, mientras que la hélice es más aerodinámica para reducir el consumo energético.

De cara a 2022, la naviera francesa prevé contar con 32 buques a GNL, que a finales de 2024, serán ya 44. Estos avances le ayudará a cumplir con su objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono en 2050.

En total, desde el año 2008, ha logrado una reducción del 49% y calcula que los combustibles alternativos constituirán un 10% de su consumo total para 2023.