La Fundación BCN Formació Professional y el Área Metropolitana de Barcelona han analizado, junto al Consorcio de la Zona Franca, la situación actual de la Formación Profesional en el sector logístico para proponer acciones que contribuyan a garantizar la calidad y la adecuación de la oferta del sistema formativo.

El estudio se ha centrado en el Área Metropolitana de Barcelona, donde la logística ocupa a 127.307 personas. Esto representa el 5,6% del empleo en la zona y el 74% de los puestos que genera el sector en Cataluña.

Los perfiles más demandados son los de técnico logístico, transportista de mercancías por carretera, logística de ventas e-commerce, desarrollador de aplicaciones multiplataforma, supervisor de montaje y mantenimiento de sistemas de automatización, comercial y gestor de operativa logística.

Sin embargo, tal y como revela el estudio, es necesario adaptar las propuestas de Formación Profesional a los requerimientos actuales del sector en el marco de la digitalización, las nuevas tecnologías y la omnicanalidad.

Para acompañar a estos nuevos retos, propone ampliar la oferta existente, con la creación de nuevos ciclos formativos o adaptaciones curriculares para adecuar la formación a perfiles como el de administrativo financiero logístico y el de logística de ventas de e-commerce.

Además, el informe presentado pone el foco en la demanda de perfiles TIC logísticos sin satisfacer, que contrasta con los niveles de desarrollo de aplicaciones multiplataforma y la automatización y robótica industrial.

También incide en la necesidad de una mayor valoración y conocimiento de los ciclos formativos de grado medio, como el de actividades comerciales o el de conducción de vehículos de transporte por carretera.

Tres líneas de trabajo

A partir de las tendencias detectadas, se han propuesto tres líneas de trabajo para adaptar la respuesta del sistema formativo. Por un lado, se debe visibilizar la Formación Profesional vinculada al sector logístico mediante profesiogramas con los perfiles más demandados y la promoción y difusión de los mismos.

Por otro, es preciso adecuar la formación a la realidad y las tendencias del sector, mediante mesas de trabajo para nuevas titulaciones de FP y la definición de nuevos currículums formativos. Por último, se potenciará el aprendizaje empírico mediante metodología SEFED, pruebas piloto de innovación e itinerarios de FP Dual.