El último índice de conectividad global elaborado por refleja un ligero retroceso en los volúmenes de comercio internacional durante 2020 como consecuencia de la pandemia y un recuperación sostenida en 2021.

Sin embargo, la crisis sanitaria también ha revelado vulnerabilidades estructurales profundas en los flujos comerciales internacionales que merecen una revisión.

En concreto, el estudio da cuenta de que el comercio internacional de mercancías se ha colocado por encima de los niveles que tenía antes del estallido de la pandemia antes de finales de 2020 y ha batido récords a lo largo del presente 2021.

Por otra parte, los flujos de inversión extranjera directa se redujeron incluso más que el comercio en 2020, pero están recuperándose plenamente en 2021.

Así mismo, el análisis señala que, pese a que se esperaba una vuelta a un comercio más regional con la crisis sanitaria, los intercambios comerciales se han llevado a cabo a distancias más largas, en promedio, el pasado 2020.

Mientras tanto, los países más pobres del mundo siguen rezagados en la recuperación de la globalización.

Como consecuencia, se señala que la globalización del comercio aún es limitada y que mantiene grandes oportunidades sin explotar disponibles para países y empresas, toda vez que la mayor parte de la actividad empresarial todavía tiene lugar dentro de cada país y los flujos internacionales de capitales e inversión se realizan principalmente entre países vecinos.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px