La Guardia Civil y la Agencia Tributaria se han incautado de 1.397 kilos de cocaína en dos operaciones consecutivas realizadas en los meses de marzo y mayo en el puerto de Bilbao.

En concreto, un primer alijo ha sumado 185 kilos de cocaína, mientras que el segundo ha totalizado 1.212 kilos de esta misma sustancia estupefaciente ocultos en contenedores originarios de Suramérica, que, en su conjunto, hubiesen alcanzado en el mercado ilícito un valor superior a los 86 millones de euros.

En ambos casos, tras detectarse irregularidades en los contenedores, se procedió al traslado de los equipos de transporte al Centro Integral de Reconocimiento Aduanero que la Agencia Tributaria dispone en el recinto aduanero para realizar una inspección en profundidad.

Allí, y a medida que la mercancía iba siendo descargada, ya podía observarse, según informa la Guardia Civil, la existencia de una serie de fardos no declarados que se asemejaban a los utilizados para el transporte de sustancias estupefacientes y que ocultaban gran cantidad de paquetes que contenían cocaína.

Según los cuerpos de seguridad del Estado, España figura como uno de los puntos más calientes en entradas de sustancias estupefacientes en la Unión Europea, que se introduce fundamentalmente por vía marítima, utilizando ingeniosos métodos como el del llamado ‘gancho perdido’, aprovechándose de empresas que desarrollan actividades lícitas e incluso camuflando la droga dentro de mercancías tales como piezas de fruta, conservas o cilindros metálicos.