El auge del comercio electrónico durante la pandemia coloca al flujo de información que viaja a lo largo de la cadena de suministro en un elemento capital para la competitividad de las empresas.

Además, el uso de datos estandarizados de alta calidad permite a los consumidores tomar mejores decisiones de compra y, al mismo tiempo, también brinda a las empresas la oportunidad de optimizar las operaciones de su cadena de suministro.

Para ello, Comarch aboga por crear una base de datos central de productos utilizando estándares de datos.

Al tiempo, por lo que respecta al mantenimiento de los datos es aconsejable que proporcione a los minoristas actualizaciones de los productos con anticipación para que tengan tiempo suficiente para realizar los ajustes necesarios.

Para ello es imprescindible el uso de soluciones tecnológicas para administrar datos de productos, así como para garantizar una trazabilidad y el reabastecimiento del producto eficiente.

Así pues, se considera imprescindible disponer de una solución para recopilar y gestionar datos con todo el conjunto de actores que garantice una incorporación sencilla para todos ellos y que cuente con características adicionales que puedan ayudar a mejorar las operaciones comerciales, como, por ejemplo chat, reglas de validación implementadas y capacidades de abastecimiento.

En consecuencia, las empresas de hoy son cada vez más conscientes del papel cada vez más importante de la calidad de los datos de los productos y que deben analizar sus infraestructuras de tecnologías de la información, los procesos comerciales y las estrategias establecidas para verificar si cumplen con los estándares requeridos.