Internet se ha convertido en una gran oportunidad para miles de empresas, que tienen aquí su oportunidad de competir por un mercado potencial de millones de clientes. Además, todo hace indicar que ese mercado está lejos de haber alcanzado su techo, porque las cifras no hacen más que crecer y el sector online sigue ganando terreno.

En 2020 las cifras de negocio total del comercio electrónico volvieron a marcar un nuevo récord, superando en España los 51.600 millones de euros, el 5,8% más que en el ejercicio anterior, según las cifras oficiales de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). A falta de conocer las cifras definitivas de 2021, todo hace indicar que el año pasado marcará un nuevo pico. De hecho, el comercio electrónico superó en España los 12.400 millones de euros en el primer trimestre de 2021, casi un 2% más que el año anterior.

Esto supone una gran oportunidad para todas las pequeñas y medianas empresas, que se enfrentan también a un reto: ¿cómo llamar la atención en el cada vez más competitivo sector online? Afortunadamente, cualquiera puede posicionarse en el sector online si ofrece un buen producto o servicio y cuenta con las herramientas adecuadas. Las grandes empresas cuentan siempre con la ventaja de disponer de ingentes recursos económicos, pero afortunadamente, en el mundo de Internet es muy importante la creatividad y el uso de herramientas alternativas que puedan distinguirnos de la competencia.

En este sentido, si se trata de vender online, ¿qué mejor que cuidar al máximo el envío?.

El mejor embalaje para tus envíos

El auge de la venta online ha provocado la consolidación de empresas especializadas en ofrecer el mejor embalaje para el transporte de mercancías. El embalaje y el envío se han convertido en dos elementos que diferencian a un servicio bueno de uno malo. Y es que en un mercado creciente y cada vez más competitivo, la presentación y entrega pueden marcar la diferencia.

Hay que tener en cuenta que lo primero que ve un cliente que ha hecho una compra online es el embalaje en el que se ha realizado el envío. Por eso, es muy importante crear una buena primera impresión, puesto que la presentación puede marcar la diferencia con los competidores. Afortunadamente, hoy en día, se pueden comprar cajas de cartón personalizadas en proveedores especializados, capaces de suministrar envases y embalajes adecuados a las necesidades de cada envío.

Además, estas empresas cuentan con una variedad de formatos y tamaños para todo tipo de envíos, lo que facilita el transporte y garantiza el buen estado del producto final cuando llega a su destino. Solo con una caja del tamaño idóneo y con las condiciones adecuadas para este tipo de producto podemos asegurarnos que este llega a su destino en las condiciones óptimas.

En este sentido, este tipo de empresas ofrecen soluciones técnicas y personalizadas que permiten cubrir todas las necesidades. No es lo mismo una empresa que vende productos de alimentación que otra que venda elementos decorativos. La segunda necesita un embalaje que preserve el producto de los golpes que se pueden producir durante el transporte, sobre todo si se trata de objetos delicados. En la primera, el objetivo es preservar las buenas condiciones de temperatura y sequedad.

Este tipo de empresas de embalaje suelen añadir a sus servicios un asesoramiento completo e integral para los procesos de embalaje, porque las empresas no suelen disponer de personal experto en envíos, recepción y sistemas de embalaje.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px