Conetrans ha celebrado este pasado viernes en Madrid su última asamblea general, en la que Carmelo González ha sido reelegido como presidente para otros cuatro años más y donde Ovidio de la Roza ha escenificado su regreso a la primera línea de actuación en CETM.

En la reunión, González ha hecho un repaso por los problemas que tiene el sector y que, a su juicio, «son los mismos desde hace años», pero que, según su opinión, coloca a los transportistas en «una situación cada vez más delicada« que, además, se ve agravada con el momento de incertidumbre política y económica que vive el país, algo que provoca que «la paciencia se esté agotando».

En esta coyuntura, el presidente de Conetrans ha anunciado que «vamos a ser duros, porque los retos del momento requieren que nos pongamos las pilas». Sin embargo, este endurecimiento de la postura negociadora de la principal organización empresarial del transporte de mercancías del país también es compatible con una política de mano tendida que también sabe valorar «la disponibilidad que muestra la Dirección General de Transporte Terrestre».

Para González, el transporte conforma un «sector los suficientemente importante para que se nos dediquen más esfuerzos», por lo que pide la creación de un Ministerio de Transporte.

Por lo que respecta a los problemas a los que se enfrenta el sector desde hace años, el presidente de Conetrans ha hecho especial hincapié en los desvíos obligatorios, para los que pidió el «máximo descuento», es decir el 100%, aunque también reconoció que en un futuro se acabará pagando por el uso de las infraestructuras.

En relación con las 44 toneladas, González ha afirmado que espera seguir teniendo a Fomento de «nuestro lado», mientras que, al mismo tiempo, también ha insistido en la necesidad de eliminar el pacto en contrario en los contratos de transporte.

De igual modo, también ha reclamado la ayuda de los sindicatos para evitar que el registro de las jornadas perjudique la actividad de las empresas, mientras que con respecto al ROTT ha reafirmado su intención de impugnarlo.

Además, también se ha referido a la negociación del III Acuerdo General, apenas iniciada, y que abre otro frente para el sector.

Por parte del ministerio de Fomento, la directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez, ha anunciado que ha enviado al Comité Nacional una carta para informar del estado en que se encuentran los doce puntos que el Comité pidió en diciembre del año pasado, al tiempo que ha garantizado que Fomento mantendrá un «dialogo abierto y constructivo para alcanzar condiciones equilibradas», aunque no mencionó la eliminación del pacto en contrario en su enumeración de aspectos mercantiles existentes en la negociación.