La Inspección de Trabajo ha dado la razón a UGT en una de las denuncias que ha interpuesto contra el tipo de contratación utilizado por Tipsa Delivery en la subcontrata que tiene para la base de Amazon en el municipio pontevedrés de Porriño, según informa el sindicato.

La central sindical ha denunciado que la compañía emplea un gran volumen de contratos temporales en los servicios que presta para Amazon y que llevan, según UGT, «en el centro de trabajo de Vigo, el total del volumen de la estructura del capital humano que conforma el mismo se sustenta en los contratos temporales», específicamente de obra y servicio.

La central sindical argumenta que «al tratarse de una empresa que ofrece servicios a terceros y desarrolla su actividad esencial a través de la contratación con estos, resulta ilógico sostener que el grueso de aquella actividad tiene el carácter excepcional al que el contrato para obra o servicio busca atender» y que, además, «la mayor o menor duración del encargo del cliente no puede vincularse a la nota de temporalidad de este tipo de contrato de trabajo».

Al mismo tiempo, UGT extrapola esta situación que se da en la plataforma gallega de Amazon a la totalidad de sus instalaciones en España, por lo que reclaman actuaciones «sobre las irregularidades y pésimas condiciones de trabajo que padecen los trabajadoraes vinculados a contratas de plataformas como Amazon, entre otras».

A este respecto, desde Amazon se indica que desde el inicio de actividad en 2019 en la plataforma de Porriño, «se han creado más de 50 puestos de trabajo permanentes y se han establecido colaboraciones con tres empresas de reparto locales, que crearon cientos de oportunidades laborales indirectas para repartidores locales».

Una de estas empresas de mensajería es Tipsa, «con la que recientemente terminamos nuestra relación comercial en Porriño».