La Inspección de Trabajo ha emitido una resolución que afecta a la empresa de trabajo tempiral Jovant Talent, empresa encargada de contratar a los trabajadores y trabajadoras del reparto de Amazon en el municipio pontevedrés de Porriño, por irregularidades en el despido de los trabajadores.

UGT, sindicato que ha presentado la denuncia, estima que estas prácticas podrían ser constitutivas de una infracción.

En concreto, la actuación de la Inspección de Trabajo se centra en el cumplimiento de las obligaciones empresariales en materia de extinción de contratos, requiriendo documentación a la mercantil, realizando una actuación de investigación a través del estudio de la documental aportada.

Según UGT, la Inspección ha apreciado un llamativo número de trabajadores despedidos disciplinariamente y procede a investigar cada una de estas relaciones laborales.

Así mismo, también se ha ibservado que la mercantil emite cartas de despido a los trabajadores articulando la extinción de la relación laboral de forma unilateral y basada en un incumplimiento grave del trabajador, que, sin embargo, según UGT, «carecen en absoluto de la concreción suficiente para que la persona trabajadora pueda saber sin ambigüedad qué se le reprocha, cuáles son las motivaciones que amparan el despido».

De igual modo, también se argumenta que no se ha respetado el derecho a la dignidad de los trabajadores despedidos y que se ha vulnerado su capacidad de defensa.

Como consecuencia, UGT colige que «existen pruebas fehacientes de que las empresas vinculadas a Amazon vulneran la buena fe, con un comportamiento humano injusto y desleal, vulnerando el derecho a la dignidad personal».

UGT estima que esta infracción podría suponer la suspensión de la actividad, en el caso de esta ETT, durante un año.