La mayor actividad económica que se está registrando en España ha tenido una consecuencia directa en el mercado inmologístico, gracias al impulso del comercio electrónico y la mejora de la confianza de los consumidores, según indican desde Área Asesores.

Debido a la transformación que está viviendo el sector comercial, los operadores demandan grandes naves situadas en las afueras de los núcleos urbanos para los productos con menor rotación, almacenes cercanos a las grandes ciudades que permitan realizar ‘cross-docking‘ y pequeños centros de distribución urbanos para acortar los tiempos de entrega.

La inversión en naves industriales y logísticas supera los 2.000 millones de euros anuales, siendo los principales mercados Madrid, Barcelona, Guadalajara y Valencia, con una rentabilidad media del 7,3%, superior a la de otro tipo de activos.

Sin embargo, la demanda ya supera a la oferta en algunas zonas, lo que ha impulsado los precios al alza. Las rentas de alquiler han crecido un 10% y está aumentando el número de operaciones de inversión con contratos de larga duración, así como las relacionadas con naves de ‘cross-docking‘.

En Madrid, se ha incrementado un 52% la demanda hasta septiembre, mientras que en Valencia, se ha registrado un aumento del 35%. Mientras, en Barcelona los datos presentan un ligero descenso.

En este escenario, juegan un papel importante los fondos de inversión y las socimis, que se presentan como los principales actores en las operaciones de mayor volumen y cada vez muestran una mayor diversificación en sus activos.