La IRU ha publicado una guía con el protocolo de actuación para cualquier transportista que se encuentre en el Reino Unido y de positivo en la prueba de antígenos que se realiza para cruzar la frontera, ahora que el país no pertenece a la UE y es, a todos los efectos, un tercer país.

En este aspecto, como refiere Atfrie, el primer paso a seguir por parte de los conductores teóricamente positivos es someterse a una PRC que les obligará a esperar entre 24 y 36 horas para recibir el resultado definitivo.

Esta espera al resultado de la prueba PCR, supondrá que el conductor permanezca totalmente aislado en la cabina de su camión, sin contacto con ninguna otra persona.

Finalmente, si la PCR es negativa, el chófer podrá retomar su camino hacia la frontera sin ningún tipo de requisito adicional, mientras que si se confirma el positivo, el conductor será escoltado hasta uno de los hoteles habilitados para cumplir la cuarentena obligatoria.

En este caso, el chófer debería guardar diez días de aislamiento obligatorio a la espera de superar la enfermedad y realizar nuevo test que deberá confirmar si sigue enfermo o se ha curado.

Así mismo, el Gobierno del Reino Unido asume los gastos de alojamiento y alimentación del conductor e incluso está pautado que también asuma los gastos sanitarios en algunos casos.