Frontera entre Portugal y España

La IRU alerta de los sobrecostes que el restablecimiento de las fronteras traería consigo.

La Unión Internacional del Transporte por Carretera (IRU) ha alertado de que el restablecimiento de las fronteras en Europa traería consigo, sólo para el sector del transporte por carretera y sin tener en cuenta el impacto negativo para el comercio y el turismo, unos sobrecostes de 5.000 millones de euros.

Así lo han señalado desde la asociación en una reunión organizada a finales de febrero por el Grupo de Trabajo del Parlamento Europeo sobre la cooperación transfronteriza. Durante la misma, la IRU ha alertado a europarlamentarios, los Estados Miembros y a representantes de la Comisión Europea y de la industria del negativo impacto que tendría para el transporte la reintroducción de los controles fronterizos.

Los transportistas han indicado una serie de problemas para el sector entre los que destacan las esperas adicionales en las fronteras, lo que provocaría tránsitos más lentos en los servicios, posibles penalizaciones por parte los cargadores y pérdidas de oportunidades comerciales.

Además, desde la asociación también han expresado su malestar por las “desproporcionadas” obligaciones impuestas a los transportistas en este ámbito, como la de tomar medidas de precaución contra polizones o, en el caso del transporte de pasajeros, la de realizar controles de identidad entre estos.

En este contexto,  desde la IRU se ha vuelto a efectuar un llamamiento a la Comisión Europea solicitando más atención a las preocupaciones del transporte por carretera y que se tomen medidas para paliar los impactos negativos.

Entre dichas medidas se incluye la de garantizar una “interrupción mínima” para el transporte de mercancías entre los Estados Miembros, a través de una cooperación más estrecha entre los países que debe ser orquestada por la Unión Europea.