Google podría lanzar un nuevo servicio que compitiese con Uber

Google podría lanzar un nuevo servicio que compitiese con Uber.

Según reza una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE dada a conocer ayer, 20 de diciembre, estima que el servicio de intermediación que ofrece Uber «está indisociablemente vinculado a un servicio de transporte» y, por lo tanto, ha de regirse por la regulación europea específica para el sector del transporte y no por la legislación aplicable a los servicios de la sociedad de la información.

El Tribunal indica que «el servicio de intermediación de Uber se basa en la selección de conductores no profesionales que utilizan su propio vehículo, a los que esta sociedad proporciona una aplicación sin la cual, por un lado, estos conductores no estarían en condiciones de prestar servicios de transporte y, por otro, las personas que desean realizar un desplazamiento urbano no podrían recurrir a los servicios de los mencionados conductores.»

En este sentido, a juicio del órgano judicial, «ejerce una influencia decisiva sobre las condiciones de las prestaciones efectuadas por estos conductores» e, igualmente, «establece al menos el precio máximo de la carrera, que recibe este precio del cliente para después abonar una parte al conductor no profesional del vehículo y que ejerce cierto control sobre la calidad de los vehículos, así como sobre la idoneidad y el comportamiento de los conductores».

Por todos estos motivos, concluye el fallo, «este servicio de intermediación forma parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte» ya que «este servicio de intermediación crea al mismo tiempo una oferta de servicios de transporte urbano».

Así las cosas, el Tribunal aclara la situación de la plataforma a raíz de una cuestión prejudicial elevada Juzgado de lo Mercantil n.º 3 de Barcelona en relación con un litigio que enfrenta a Uber con la Asociación Profesional Élite Taxi de Barcelona y que todavía esté pendiente de sentencia.

La cuestión no tiene consecuencias, de momento, más allá de las que atañen a este litigio concreto, pero, sin embargo, podría abrirse una situación nueva en la que cada Estado miembro de la UE entrase a regular la labor que realizan plataformas de este tipo, de acuerdo con las nuevas coordenadas legales marcadas por el Tribunal de Justicia de la UE, precisamente en un momento en que algunas de ellas están pensando dar el salto al transporte de mercancías.