El transporte de mercancías por carretera ha vuelto a obtener una nueva victoria judicial que, a la vista de hechos anteriores, poco habrá de servir para defender sus intereses, en este caso frente a los peajes de la Diputación de Guipúzcoa.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha anulado el cobro de peajes en la A-15 y N-I en esta provincia vasca por considerarlo discriminatorio, por lo que ha condenado a abonar las costas a las Juntas Generales y a la Diputación Foral de Guipúzcoa, en su sentencia por el recurso contencioso-administrativo interpuesto por el Departamento de Mercancías del Comité Nacional de Transporte en diciembre de 2018, contra la que cabe recurso de casación ante el Supremo.

A juicio de CETM, la decisión judicial «pone de manifiesto, como siempre hemos denunciado, la tremenda injusticia que se cometía al someter solo a una parte del transporte de mercancías por carretera (la procedente de fuera de Guipúzcoa) a estos peajes».

Fenadismer, por su parte, «confía en que la Diputación de Guipúzcoa paralice en esta ocasión el cobro del peaje hasta que el Tribunal Supremo resuelva el recurso de casación impuesto en su día contra la sentencia del TSJ que declaraba ilegal la primera norma que lo estableció», aunque en este mismo sentido, CETM teme que «la Diputación Foral de Guipúzcoa mantendrá, como ha hecho con sentencias similares anteriores, el cobro de los peajes en la A-15 y N-I».

En consecuencia, ambas organizaciones empresariales recomiendan a todas las empresas de transporte que conserven los justificantes de pago de todos los peajes abonados en estos tramos de la A-15 y N-I, de cara a una posible reclamación en el futuro.