La pandemia del Covid-19 ha tenido un fuerte impacto en múltiples sectores, al paralizarse el aparato productivo mundial durante varios meses. En el caso de la logística de automoción del vehículo terminado, hay que tener en cuenta que el cierre de las fábricas en Europa y la puesta en marcha de un estado de alarma generalizado ha reducido sustancialmente las ventas de automóviles en los últimos meses.

Es por ello que Setram, especializada en este sector, prevé una caída del 21% en su facturación para el año 2020, si bien la cifra está muy lejos del casi 50% que se había calculado inicialmente.

En concreto, el Informe de Gestión presentado a principios de la crisis establecía una caída de 23 millones de euros. Sin embargo, la previsión actual muestra una reducción de la facturación de unos 10 millones.

Aunque en marzo se presentó un ERTE por la alerta sanitaria, en estos momentos la totalidad del personal se encuentra ya en activo. La solvencia económica del grupo le ha permitido hacer frente a esta difícil situación garantizando el correcto desarrollo de sus servicios.

Además, no ha tenido que enfrentar ningún tipo de previsión negativa, más allá de la caída temporal de la cifra de negocios y de los resultados.