El año pasado, la Inspección de Transporte ha detectado un total de 115.995 infracciones el año pasado frente a las 149.899 regisstradas en 2019, lo que ha supuesto una reducción anual de un 20%.

Consecuentemente, según ha informado el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana al Comité Nacional, se ha recaudado un total de 74 millones de euros frente a 91 millones en 2019.

Un año más, según informa Fenadismer, las infracciones más habituales son las referidas a los tiempos de conducción y descanso con un total de 43.519 expedientes incoados, aunque el 60% de las mismas son leves, habiéndose producido una reducción del 20% respecto a 2019.

En este ámbito destacan especialmente las infracciones por conducción ininterrumpida, más de 3.000 infracciones, seguidas de la obstrucción a la labor inspectora, con 2.320 infracciones.

De igual modo, es especialmente significativo el crecimiento de las infracciones detectadas a las empresas buzón este año 2020, que han crecido un 2011% en el último año, especialmente en materia de tiempos de conducción y descanso, siendo la nacionalidad de las empresas infractoras principalmente búlgaras, rumanas y polacas.

Por lo que respecta a excesos de pesos, se produjo en 2020 un incremento en el número de infracciones incoadas, en concreto 17.438 expedientes, frente a las 14.758 detectadas en 2019. Dicho incremento se produce en el transporte público de mercancías frente al transporte privado, aunque el 50% de las infracciones son de carácter leve.

En materia de visados de autorizaciones, se produjo una disminución en el número de infracciones del -96%, aunque hay que tener en cuenta que como consecuencia de la pandemia se amplió el plazo para realizar el visado en 2021.

Además, también se produjo una disminución en las infracciones cometidas tanto en el transporte de mercancías peligrosas de un 19%, en transporte de mercancías perecederas de un 23% y carencia de permiso CAP de un 35%.

Por último, en lo que se refiere a la inspección a cooperativas de transporte se ha producido una importante disminución en el porcentaje de infracciones detectadas en 2020, en concreto un 68% con respecto a 2019.