La movilidad será uno de los ejes transformadores de la economía española durante los próximos años. Prueba de ello es que el Gobierno ha destinado el 18% de los fondos europeos, que suponen más de 13.200 millones, al impulso de la movilidad eléctrica, conectada y segura.

Así lo señala el informe II Observatorio de la Movilidad Sostenible de España, elaborado por Grant Thornton en colaboración con la Fundación Ibercaja y Mobility City, según el cual los mayores avances vendrán de la mano de la automatización y la analítica de datos, que permitirán detectar con precisión las necesidades del usuario.

El 5G y, particularmente, la tecnología V2X, serán determinantes para una conectividad que posibilitará que el vehículo esté unido tanto al usuario como a la propia ciudad. Además, su aplicación contribuirá al desarrollo de una cadena de producción un 30% más rápida y un 25% más eficiente.

La mayor expresión de los cambios que experimentará el sector en el corto plazo podrá verse en las nuevas soluciones multimodales, integradas y digitales, tanto para personas como para mercancías.

No obstante, es necesaria una mayor inversión en I+D para poder avanzar en la Industria 4.0. Sólo el 19% de las compañías europeas de logística y transporte utiliza herramientas para el análisis de datos en la actualidad, pese a que lograría mejorar en un 10% en la eficacia de la movilidad y ahorrar hasta 100.000 millones.

En cuanto a la seguridad, los sistemas avanzados de asistencia a la conducción o la conducción conectada y automatizada pueden contribuir a una mayor seguridad vial y eficiencia en todo el mundo.

Vehículo eléctrico e hidrógeno

El desarrollo del vehículo eléctrico es una de las tendencias en las que más confían los expertos de cara al futuro, pues España cuenta ahora mismo con un buen punto de partida, si bien faltan elementos que permitan vertebrar la cadena de valor, principalmente en lo relacionado con la producción de baterías eléctricas.

La matriculación de este tipo de vehículos muestra un crecimiento paulatino, aunque no al ritmo esperado. Los obstáculos más importantes tienen que ver todavía con el precio, el tiempo que se tarda en cargar batería, su duración, la disponibilidad de infraestructuras de recarga y la elección del vehículo.

Por otro lado, las esperanzas depositadas en el hidrógeno verde como palanca para que España alcance la neutralidad climática y un sistema eléctrico 100% renovable no más tarde de 2050. Por ello, el Gobierno ha lanzado una hoja de ruta del hidrógeno verde, que contempla, entre otras acciones la construcción de entre 100 y 150 hidrogeneras de acceso público.