Leche Pascual opta por las 44 toneladas

El uso de los vehículos de 44 toneladas de MMA supondría una fuerte reducción de emisiones contaminantes.

Ante la falta de acuerdo, la batalla por la introducción (o no) de los vehículos con una MMA de 44 toneladas pasa por ganarse a la Administración que, al fin y al cabo, es la que tiene la última palabra.

La Oficina Española de Cambio Climático propondrá la adopción de las 44 toneladas dentro del paquete que se incorporará en la próxima Planificación Integrada de Energía y Clima, según ha declarado Eduardo González, subdirector General de Coordinación de Políticas de Cambio Climático en la reunión mantenida con representantes del Grupo para el Impulso a la Competitividad del Transporte que aglutina a veintisiete organizaciones empresariales sectoriales.

El organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación estima que la ampliación de la masa máxima autorizada de los vehículos industriales, sin necesidad de inversiones ni otros costes asociados para el sector del transporte, supondría una fuerte reducción de emisiones contaminantes que contribuiría al cumplimiento de los compromisos adquiridos por España en materia de reducción de gases de efecto invernadero y de la reciente propuesta de Reglamento de la Comisión Europea para imponer objetivos al transporte pesado.

En concreto, las 44 toneladas supondrían, según cálculos de la Universidad Politécnica de Cataluña que refiere Aeutransmer, un ahorro del 5% de las emisiones de CO2 que se estima de entre 105.249 y 129.000 toneladas al año, al tiempo que podrían generar sinergias con otros modos a través de un impulso en favor de la intermodalidad.

Por otra parte, como indica Aeutransmer, la Oficina Española de Cambio Climático también estaría dispuesta a estudiar ayudas a la renovación de flota de los camiones menos eficientes como parte del Plan PIMA Transporte y que se aplicaría para vehículos Euro5 y Euro6.