El Comité de Protección del Medio Marino de la Organización Marítima Internacional ha llegado a un acuerdo la semana pasada en su reunión celebrada en Londres para imponer un plan de recorte de compromiso de las emisiones contaminantes del transporte marítimo que es, a la vez, realista y ambicioso.

El organismo internacional ha establecido un objetivo de reducción de las emisiones contaminantes en el sector de un 50% para 2050 que tiene en cuenta las necesidades de las empresas del sector de contar con un marco jurídico estable que les permita afrontar inversiones en equipos menos contaminantes sin poner en peligro la rentabilidad ni el servicio.

Adicionalmente, también se ha acordado la reducción de las las emisiones de CO2 por unidad de transporte en el transporte marítimo internacional en promedio al menos en un 40% para 2030 respecto a los niveles de 2008, un objetivo que parece ambicioso dadas las limitaciones tecnológicas existentes a día de hoy.

Este acuerdo busca, así mismo, establecer objetivos comunes aplicables en todo el planeta que eviten que cada área geográfica fije los suyos propios, una tendencia que podría tener repercusiones sobre la competitividad del sector. En este sentido, la International Chamber of Shipping calcula que las emisiones contaminantes del transporte marítimo son un 8% inferiores a las de 2008, pese a que el tráfico marítimo mundial se ha incrementado un 30% desde entonces.

En próximas reuniones se abordarán medidas concretas de reducción de emisiones para el corto y medio plazo.