El transporte sostenible y la creación de corredores de transporte multimodal que permitan conectar múltiples países se ha convertido en una prioridad para Naciones Unidas, que a finales de noviembre ha celebrado una conferencia del Consejo Económico y Social con 155 delegados de 30 países de la región euroasiática.

El Centro para el Estudio del Transporte en el Mediterráneo Occidental, Cetmo, ha compartido un análisis sobre los retos y elementos clave que han de tenerse en cuenta en la planificación, coordinación y ejecución de grandes proyectos de infraestructuras de transporte.

En este contexto, se ha hecho hincapié en la importancia de contar con una organización estable que facilite la colaboración entre los países, como el Grupo de Ministros de Transporte del Mediterráneo Occidental, GTMO 5+5, en el que participan España, Francia, Italia, Malta, Portugal, Argelia, Libia, Marruecos, Mauritania y Túnez.

También se ha recordado la importancia de integrar las áreas metropolitanas en los corredores mediante la creación de nodos multimodales libres de congestión, para optimizar la logística de última milla.

El tercer gran reto reside en garantizar la intermodalidad entre el modo ferroviario y el marítimo. Los corredores ferroviarios, a los dos lados del Mediterráneo, necesitan conexiones marítimas eficientes y ágiles para garantizar su continuidad.

La intermodalidad entre el ferrocarril y los puertos es una de las asignaturas pendientes que se deben impulsar desde el GTMO 5+5.

Durante la conferencia, se han ofrecido recomendaciones para impulsar las conexiones entre Europa y Asia, como la adopción de estándares y regulaciones de Naciones Unidas para todos los modos de transporte.

Asimismo, se ha insistido en la necesidad de impulsar una cooperación internacional sostenida y estable para el desarrollo de corredores multimodales.