Pese a que las autoridades españolas y marroquíes esperan para este ejercicio volúmenes similares a los del año pasado, cuando se totalizaron 3.000.082 pasajeros y 695.604 vehículos, los registros de operaciones y volúmenes en los tráficos del Estrecho de Gibraltar arrojan de momento, menores volúmenes que los de 2017, en una campaña que se ha iniciado oficialmente el 15 de junio y que tendrá su punto álgido en el fin de mes de julio, coincidiendo con el gran éxodo veraniego.

En este sentido, parece que se está cumpliendo la previsión de que los tráficos iban a producirse en 2018 de forma más escalonada que el año pasado y, consecuentemente, con menores volúmenes puntuales en momentos críticos, aunque más sostenidos en el tiempo.

Así pues, los registros de Protección Civil indican que hasta esta semana se han registrado un total de 2.570 rotaciones de salida, un 0,5% menos que hace un año, y 332 de retorno, un 1,8% anual menos.

En todas ellas se han contabilizado 583.545 pasajeros de salida, un 8,7% anual menos, y 35.897 de retorno, un 7,8% menos que hace un año, así como 126.966 vehículos de salida, un 16% menos que en 2017, y 8.142 de retorno, un 13,6% anual menos.

Con más detalle, las líneas que unen Algeciras con Tánger Med y con Ceuta son las que más pasajeros y vehículos han movido tanto de salida como de vuelta. Mientras que en el primer caso han descendido las salidas de pasajeros un 25,8% y de vehículos un 31,9% anual, en Ceuta han crecido un 22,1% anual los pasajeros y un 29,5% los vehículos.

Por lo que respecta a los retornos en ambas líneas, la de Ceuta-Algeciras registra sendos incrementos de un 4,8% en viajeros y de un 19,2% en viajeros, mientras que la que une Tánger Med con Algeciras pierde un 23,6% de viajeros y un 34,7% de vehículos.