La Ordenanza de Movilidad que está elaborando el Ayuntamiento de Madrid va tomando cuerpo, poco a poco, con la participación de diferentes colectivos, de tal modo que el Consistorio tiene previsto que la Junta de Gobierno municipal apruebe el texto inicial para Semana Santa, tras lo cual se abrirá un período público de consulta.

En lo que respecta a la distribución urbana de mercancías, las medidas que se van perfilando recogen la reserva de estacionamiento para labores de carga y descarga podría realizarse mediante un ticket electrónico que permita conocer el tiempo de uso de las plazas asignadas para la carga y descarga de mercancías, así como controlar el cumplimento de los tiempos máximos de estacionamiento.

Carga y descarga

Así mismo, el Ayuntamiento de Madrid baraja la idea de que los vehículos de menos de 18 toneladas realicen servicios de distribución urbana de mercancías entre las siete de la mañana y las diez de la noche, mientras que los vehículos de más de 18 toneladas o de más de tres ejes tendrán que realizar entregas o recogidas en horario nocturno, de diez de la noche a diez de la mañana, si se cumplen las normas en materia de ruido.

Sin embargo, la normativa municipal permitirá a los vehículos de cero emisiones con menos de 18 toneladas realizar labores de carga y descarga fuera de esos horarios.

Por lo que respecta al tiempo de carga y descarga, la Junta de Gobierno establecerá sus límites en función del espacio destinado a estas labores, las emisiones contaminantes del vehículo y las necesidades de tiempo para esta actividad, frente a la actual limitación universal de 30 minutos.

El Ayuntamiento limitará la distribución urbana de mercancías en las áreas de acceso restringido a vehículos Cero, Eco y C, con un régimen transitorio para vehículos sin distintivo ambiental hasta final de 2019.

De igual modo, el Ayuntamiento limitará la distribución urbana de mercancías en las áreas de acceso restringido a vehículos Cero, Eco y C, con un régimen transitorio para vehículos sin distintivo ambiental hasta final de 2019 para los de menos de 3,5 toneladas y hasta final de 2022 para los de mayor MMA, así como para los de distintivo ambienal B hasta final de 2021 para los de menos de 3,5 y hasta 2024 para los de más de 3,5 toneladas de MMA.

Un registro de vehículos y operadores de distribución urbana

Por otra parte, las autoridad municipales madrileñas también prevén la creación de un registro municipal de vehículos y operadores de distribución urbana de mercancías que permitirá diseñar, regular y controlar las zonas de carga, así como aplicar medidas de acceso a zonas restringidas, facilitar la obtención de autorizaciones y controlar el intrusismo en el sector.

Finalmente, el Ayuntamiento también elaborará cada año un calendario de limitaciones específicas para la distribución, carga y descarga de mercancías peligrosas, para evitar las rigideces que existen a este respecto actualmente.

Ante la nueva situación, Uno ha pedido la semana pasada, en un acto público organizado por el Ayuntamiento de Madrid para presentar el borrador de la Ordenanza, que se coordinen las ordenanzas de movilidad, con el fin de buscar un marco armonizado que facilite el trabajo de las empresas de transporte y logística en áreas metropolitanas que engloban a diversos municipios.

De igual modo, la organización empresarial de operadores logísticos también defiende la apuesta que está haciendo el sector por renovar su flota y adaptarla a energías más limpias, pero, al tiempo, pide un marco legal seguro que permita realizar inversiones a medio y largo plazo, así como un calendario realista de restricciones para los vehículos más contaminantes, con el fin de que el sector pueda hacer frente con garantías al proceso de transformación en que está envuelto.