Las medidas de confinamiento de la población para contener el avance de la pandemia que se han tomado en Europa han llevado a las ventas on-line en el continente se hayan incrementado un 27% el año pasado.

Según un reciente estudio elaborado por la paquetera DPD, matriz a la que pertenece Seur, se han incorporado al canal del comercio electrónico quince millones de nuevos compradores.

Ambos registros indican que el e-commerce ha madurado en un solo año lo que debería haber avanzado en todo un quinquenio, lo que pone sobre el tapete, según el informe, la necesidad de buscar nuevas estrategias omnicanal para hacer frente a las transformaciones que están experimentando los hábitos de consumo en Europa.

En concreto, el crecimiento registrado en el último ejercicio se ha concentrado en los segmentos de alimentación y tecnología Por un lado, el estudio constata que la compra on-line de productos de alimentación y productos frescos en Europa ha crecido en un 95%.

En paralelo, las compras de dispositivos electrónicos y tecnología a través de comercio electrónico también se han incrementado un 61% el año pasado.

En un contexto, de crisis sanitaria, los hábitos de consumo de los europeos están experimentando grandes cambios, lo que implica que las entregas a domicilio hayan experimentado una demanda sin precedentes, al igual que la entrega en consignas y puntos de conveniencia en algunos países europeos.

El auge del canal on-line obliga a los actores del comercio electrónico y a las empresas de comercio tradicional por igual a adoptar nuevos enfoques omnicanal para hacer frente a un nuevo esquema de mercado marcado por la incorporación al canal on-line de compradores de edades más avanzadas, así como por una mayor conciencia medioambiental de los usuarios del comercio electrónico.

En este sentido, el informe señala que un 70% de los compradores de e-commerce europeos cree que las marcas y compañías tenían que ser más responsables con el medioambiente.