La pandemia ha alterado para siempre el panorama inmologístico, según un reciente informe de Prologis, que también identifica varios factores a largo plazo que determinan la evolución de la demanda logística de cara al futuro.

En primer lugar, el trabajo estima que la tasa de crecimiento estructural de la demanda inmologística ha aumentado, impulsada por el crecimiento económico que hace que se requieran más inmuebles logísticos que en el pasado, especialmente en el ámbito del comercio electrónico, mientras que los usos orientados a la producción y el comercio han disminuido

Por otra parte, se observa que la tecnología y la demografía están transformando el comercio minorista. En este sentido, Prologis pronostica que la penetración del comercio electrónico a nivel global se incrementará en unos 150 puntos básicos al año durante de cara a los próximos cinco ejercicios.

Así mismo, la penetración del e-commerce se ha incrementado en 390 puntos básicos el año pasado, debido, según el análisis, a la pandemia, lo que equivale a unos cinco años de adopción.

En consecuencia, las inversiones en innovación y cadenas de suministro realizadas durante o después de la pandemia deberían aumentar la competitividad de las opciones on-line, toda vez que la operativa de este canal requiere más del triple del espacio logístico que las tiendas físicas.

Este nuevo patrón de demanda debería generar, a juicio de Prologis, la necesidad de unos 11,5 millones de m² o más de espacio logístico al año hasta 2025 en los Estados Unidos y Europa.

Por otro lado, Prologis Research también espera que la tasa de adopción del espacio logístico moderno aumente junto con la globalización de las buenas prácticas en las cadenas de suministro.

Por último, el informe también detecta que la elasticidad de los precios de la demanda ha disminuido, de tal modo que los clientes parecen estar ahora dispuestos a pagar alquileres más altos debido a que este coste apenas supone un 5% del total de costes que genera la cadena de suministro.