La pandemia ha impulsado el comercio electrónico a un nivel masivo y ha consolidado el canal on-line como una opción segura, eficaz y versátil para el consumo particular.

Un reciente informe de DPD estima que durante el pasado 2020 se han incorporado 15 millones de nuevos compradores al comercio electrónico en toda Europa, con lo que agranda un mercado de gran tamaño para las empresas del continente.

Así mismo, también se detecta la incorporación de nuevos nichos de mercado al canal on-line, como son los casos de los productos alimentarios, que han destronado a la moda y el calzado como la categoría que los compradores electrónicos compran con más frecuencia.

En este sentido, ante las medidas de confinamiento y restricción de la movilidad, los consumidores han recurrdo al comercio electrónico para comprar alimentos, así como comida preparada.

Omnicanalidad, valor constante

Por otra parte, el enfoque omnicanal se ha convertido en un ingrediente esencial para el éxito de los e-tailers, obligándolos a desarrollar una oferta en línea adecuada con servicios de entrega en tienda para continuar vendiendo su mercancía durante la crisis de salud.

En este marco, el tiempo de envío se convierte en un aspecto fundamental en el canal on-line, con las entregas al día siguiente como opción prioritaria, especialmente en el caso de los productos perecederos, y con las entrega sin contacto como elemento clave en un escenario de crisis sanitaria.

D3 igual manera, el informe también detecta la incorporación de compradores de mayor edad al on-line, lo que obliga a las empresas del sector a diversificar su oferta y los mensajes para adaptarse a un grupo heterogéneo de perfiles.

Finalmente, la sostenibilidad se mantiene como un factor clave en las compras de comercio electrónico.