La familia García Villalobos, propietaria desde hace más de 40 años de Logifrio, ha vendido la compañía a la lusa Zolve, a través de una operación de ‘management buyout’.

En paralelo, Alberto Sancho y Rosa Martínez, director general y directora de Red del grupo Logifrio respectivamente, adquieren una participación en Zolve, con lo que, además, también se incorporan, junto con Vitor Figueiredo y Manuel Rodríguez, al consejo de administración de Zolve, que de este modo se convertirá en la matriz de todo el grupo para España y Portugal.

Con esta operación, Logifrío espera estar en condiciones para hacer frente a los cambios que se están produciendo en el mercado, como la transformación digital, la sostenibilidad o la mejora de la responsabilidad social.

Así mismo, el movimiento empresarial, realizado según sus equipos gestores entre empresas robustas que se conocen bien y colaboran desde hace años, que comparten una misma cultura, con el fin de permitir un crecimiento con un enfoque ibérico más integrado y una mayor masa crítica para desarrollar proyectos innovadores.

Ambas empresas mantendrán sus actuales equipos y estructura de gestión, centrándose aún más en la gestión con una nueva estructura que aporta visión y estrategia ibérica al negocio de logística y distribución de productos de alimentación a temperatura controlada.

En este sentido, la marca Logifrio seguirá amparando toda la actividad de la red.