peaje autopista catalana

Los camiones tienen restringida la circulación por las provincias de Tarragona, Lérida y el sur de Barcelona por las carreteras nacionales N-340 y N-240.

Pese a que la restricción a la circulación de camiones de cuatro o más ejes por las provincias de Tarragona, Lérida y el sur de Barcelona por las carreteras nacionales N-340 y N-240 ha entrado en vigor el pasado domingo, 2 de septiembre, la medida ha tenido aplicación efectiva el lunes 3.

La causa ha sido que, al tratarse el domingo de un día festivo, el flujo de camiones ha sido casi inexistente, debido al cierre de la mayoría de los puntos de carga y descarga de las mercancías, así como por las restricciones a la circulación por período estival.

Como han establecido las restricciones aprobadas tanto por la Dirección General de Tráfico como por el Servicio de Tránsito de Cataluña, los camiones están obligados a circular por las autopistas de peaje AP-7 y AP-2, lo que afecta a la circulación diaria de más de 4.000 camiones, que se suman al número similar de camiones que ya transitaban por dichas autopistas.

Esto ha ocasionado gravísimos problemas de sobresaturación de aparcamiento en las dos únicas áreas de descanso existentes en la autopista AP-7, en concreto la de la Ribera y la del Bajo Ebro,  dificultando que los transportistas puedan realizar los descansos que por ley están obligados a hacer cada cuatro horas.

Por eso, además de rechazar la implantación de esta restricción, Fenadismer critica la precipitación y la casi nula difusión de las restricciones aprobadas, ya que la prohibición de circulación a camiones por ambas carreteras nacionales ha entrado en vigor a las 24 horas de su publicación en el BOE, y en fin de semana.