La presión que tenían prevista los sindicatos de los puertos parece haber surtido efecto, dado que finalmente parece que la Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones ha autorizado la aplicación del aumento salarial fijado en convenio.

La medida supone, según UGT, que los trabajadores de Puertos del Estado y de las Autoridades Portuarias van a percibir los atrasos de las retribuciones que venían ya percibiendo el resto de los empleados públicos en el ejercicio 2020 y que van a poder acceder a la adecuada cualificación profesional que requiere el buen funcionamiento de los puertos.

De igual modo, también se dota de una subida adicional económica del 1,6%, con carácter anual, para implantar medidas de productividad y para formar y cualificar a la plantilla de los puertos.

Como consecuencia, UGT, Comisiones Obreras y CIG califican el acurdo de «buena noticia para los trabajadores, pero también para las Autoridades Portuarias y Puertos del Estado, que van a poder afrontar los retos que exige un mundo globalizado muy competitivo, adecuando su mayor recurso, las personas, a sus necesidades operativas en un marco de relaciones laborales estable«.

La semanada pasada, los tres sindicatos anunciaron que retomarían las movilizaciones, concentrándose a las puertas del Congreso de los Diputados el próximo día 16 de junio, exigiendo responsabilidades y llevando el conflicto a los puertos, ahora que podía retomarse, en cierta medida, el tráfico de cruceros.