Desde esta misma semana, Correos afirma que solo presta el servicio postal universal, de tal modo que de media desarrolla su labor un 22% de su plantilla total.

Este porcentaje supone un volumen diario de trabajadores de 11.640 personas repartidas en servicios de oficinas, reparto, centros logísticos, oficina de cambio de Barajas y sedes administrativas de toda España.

El operador postal público ha cambiado la operativa para eliminar el contacto entre personas y ha implementado nuevos protocolos de actuación que permiten asegurar la continuidad del servicio público.

De igual modo, se han reducido turnos de trabajo en los centros logísticos y de tratamiento del operador postal público, así como volúmenes de personal, al tiempo que se ha concentrado la actividad logística en Madrid y Barcelona.

Sin embargo, las medidas no satisfacen a los principales sindicatos del operador, Comisiones Obreras y UGT, que, por su parte, estiman que entre el personal de la empresa pública ya se han dado casi 400 positivos por coronavirus y otros 2.000 en cuarentena, según cifras de los primeros días de esta misma semana.

En este sentido, las centrales sindicales consideran que la plantilla de Correos sigue, como explica Comisiones Obreras, «muy expuesta al riesgo, sin gel ni guantes en gran parte, sin mascarillas y prestando servicios que no tiene que prestar».