Ateia Oltra Bahía de Algeciras está preocupada por el negativo impacto que tiene la rigidez con que se aplican los controles sanitarios a productos de origen vegetal que entran al puerto de Algeciras sobre la competitividad del enclave y de las empresas que componen la cadena de suministro relacionada.

Así pues, la organización empresarial indica que «España es el único país de la Unión que paraliza las mercancías en frontera para inspeccionar los alimentos, ya que el resto dejan pasar todas las mercancías por sus puertos hasta los almacenes reguladores de los importadores propios o subcontratados, para ser revisados».

A su juicio, esta situación, «genera bloqueo de las terminales, paralizaciones de los contenedores, acumulación de expedientes en los puestos de inspección fronteriza y en muchos casos demoras que producen deterioros de los propios productos y, por lo tanto, perdiendo la única ventaja que disfrutamos a día de hoy, que no es otra cosa que nuestra situación geográfica que nos proporciona que los buques lleguen con una diferencia de casi una semana, en la mayoría de los casos».

Como consecuencia, esta circunstancia implica, a juicio de la patronal «que estos tráficos se desvíen a otros puertos europeos que son los verdaderos competidores de España en estas operaciones, por la forma que tenemos tan peculiar de aplicar las normativas, en lo que respecta a la sanidad exterior».

En concreto, Ateia Oltra Bahía de Algeciras estima que las mercancías se dirigen a otros puertos, principalmente, de los Países Bajos, que son más laxos y permeables, por lo que se produce una concentración de los tráficos en los puertos de Amberes, Rotterdam y Hamburgo, así como en enclaves portugueses.

El problema está en los aditivos

En los últimos meses, la situación afecta especialmente a las importaciones de algunos productos, como son la piña, yuca y chayote, que cuentan con aditivos limitados por la normativa europea.

Sin embargo, mientras que en España se ha empezado a aplicar la normativa sanitaria directamente, en otros puertos europeos, según la patronal, ya están avisando a los grandes exportadores de que se les tratará adecuadamente para que no sufran perdidas económicas por los rechazos que aquí se van a producir.

En consecuencia, Ateia Oltra Bahía de Algeciras pide a las Administraciones que «se restablezca la moratoria, pero ampliada a algo más de dos meses, o, por el contrario, que se agilicen los trámites con carácter de urgencia, para que los países productores implicados en este incidente puedan presentar el resultado de los estudios e investigaciones que supondrían la aceptación de la Unión Europea de los aditivos cuestionados que, como no aparecen en la norma, no están autorizados y por lo tanto rechazados, aunque no sean dañinos para la salud».

Así mismo, la organización empresarial solicta al Gobierno que «exija el mismo trato a las mercancías en todo el ámbito de la comunidad, para que, de una vez por todas, podamos competir en igualdad de condiciones».