Campas de vehículos nuevos preparados para su distribución a los concesionarios

El nuevo sistema de matriculación cuya plataforma electrónica está finalizada y en activo, supone el envío de la tarjeta ITV en formato electrónico y está previsto que en mayo de 2015 desaparezca definitivamente el soporte en papel de dicho documento.

Así se anunció durante la jornada “Hacia la matriculación telemática de vehículos” organizada por la Dirección General de Tráfico, Asnef, Aniacam y Anfac, junto con el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Su objetivo es el de automatizar los procesos de creación y emisión de la documentación de los vehículos agilizando los trámites de matriculación del mismo. Todo ello redundará en un beneficio para el comprador del vehículo al acortarse los plazos actuales y abaratarse los costes del proceso.

La plataforma electrónica

La creación de la eITV planteó problemas tanto a los concesionarios como a las entidades de crédito en el proceso de financiación de sus stocks de vehículos, ya que para ello recurren a los llamados “Créditos Stock”.

Hasta ahora, un concesionario solicitaba un crédito stock a una entidad de crédito para financiar sus propias existencias de vehículos, y cuando éste le era concedido, la entidad financiera custodiaba en sus cajas fuertes las ITVs en papel de cada uno de los vehículos componentes de dichas existencias, con el objeto de impedir la matriculación fraudulenta del bien.

A partir de ahora, al dejar de existir la ITV en formato papel, y para que el protocolo de matriculación “online” quedase cerrado a todos los agentes que intervienen en el mismo, la DGT ha puesto en marcha el Servicio de Custodia de Fichas Técnicas Electrónicas de Vehículos, que por un lado permite a las marcas de automóviles depositar las eITVs telemáticamente en el fichero de vehículos prematriculados creado por la DGT, y por otro lado, a los concesionarios y entidades financieras gestionar electrónicamente la custodia de las mismas, sustituyendo, así, la operativa que se llevaba a cabo con el papel.

Este servicio será utilizado por todas las marcas de vehículos susceptibles de matricular en España y por todas las entidades de crédito que realizan la actividad de financiación de las existencias de los concesionarios, los denominados créditos stock.

Procedimiento para la compra

Un consumidor que adquiera un vehículo podrá pagar al contado o solicitar, en el momento de la compra, la financiación del mismo. Tanto el que paga al contado como el que ha obtenido la financiación para la compra de su coche, pagará el vehículo al concesionario y éste cancelará a su vez la financiación del crédito que le fue concedido para adquirirlo a la marca, a través de la pasarela de pagos “online” conectada a la DGT.

Una vez cancelado este crédito stock, la entidad financiera indicará a la DGT que la Tarjeta Electrónica del Vehículo pase a ser custodiada a favor del concesionario, de forma que pueda matricular el vehículo. Inmediatamente podrá iniciarse el proceso de matriculación telemática. Por lo que si el vehículo está en el concesionario, el comprador lo podrá tener matriculado en tan solo unas horas y llevárselo debidamente documentado.

Las principales ventajas de esta iniciativa radican en la automatización de los procesos administrativos que, además de abaratar los costes inherentes que la impresión, manipulación y distribución de la ITV en papel suponían, o incluso el extravío de la misma, reduce considerablemente los tiempos de matriculación al permitir que un consumidor pueda comprar, financiar y matricular un vehículo en un tiempo récord, y, si el vehículo objeto de la compra está entre las existencias del concesionario, llevárselo ese mismo día.