El 30 de junio de 2015, el Consejo ha ratificado el acuerdo alcanzado con el Parlamento Europeo sobre la actualización de las directivas de interoperabilidad y seguridad ferroviarias, que constituye el pilar técnico del cuarto paquete ferroviario.

Entre las novedades, se dará un papel más importante a la Agencia Ferroviaria Europea (ERA) en la certificación de seguridad de los operadores ferroviarios y en la autorización de trenes y locomotoras. Hasta ahora, cuando un fabricante de material rodante quería introducir un nuevo vehículo en el mercado de varios países europeos tenía que presentar varias solicitudes separadas a la autoridad competente en cada país. Esta situación también se repite para los operadores ferroviarios que desean ofrecer sus servicios en varios Estados miembros, que deben presentar un certificado que demuestre que su sistema de seguridad es el apropiado.

De esta forma, con la modificación, se elimina la necesidad de presentar varias solicitudes. La Agencia será la encargada de emitir todas las autorizaciones para los vehículos destinados a operaciones transfronterizas y todos los certificados de seguridad a las empresas ferroviarias que realicen este tipo de servicios. Las autoridades nacionales, por su parte, deberán realizar las labores de evaluación.

Para los vehículos y operadores que se mantengan sólo en el transporte nacional, el solicitante podrá elegir si su autorización será expedida por la Agencia o por la autoridad nacional.

La ERA también tendrá un papel más importante en el desarrollo del Sistema Europeo de Gestión del Tráfico Ferroviario, ERTMS. Evaluará las soluciones técnicas previstas antes de publicar cualquier anuncio público sobre los sistemas de tierra del ERTMS, para asegurar que los proyectos desarrollados sean interoperables dentro de la Unión Europea.

A partir de la entrada en vigor del nuevo reglamento, la ERA tendrá tres años para hacerse cargo de sus nuevas tareas de certificación y autorización. Los Estados miembros tendrán un año adicional para continuar con el sistema actual, si lo consideran necesario. En ese caso, tendrán que informar a la Agencia y la Comisión de su decisión y dar una justificación.

Procedimientos sencillos y coherentes

Para hacer que los procedimientos sean fáciles y transparentes, la Agencia establecerá un sistema de información y comunicación que actuará como un único punto de entrada para todas las solicitudes. En los casos donde la zona se limite a un sólo Estado miembro, el solicitante utilizará el sistema para seleccionar la autoridad con la que quiere procesar la solicitud.

Esta «ventanilla única» permitirá que tanto la Agencia como las autoridades nacionales de seguridad puedan seguir las diferentes etapas de la solicitud durante todo el proceso. También deberán firmarse, entre la Agencia y las autoridades de seguridad nacional, acuerdos de cooperación, para garantizar una clara distribución de las tareas. También se garantizarán la coherencia en el caso de las diferentes solicitudes de autorizaciones o certificaciones similares.

Hacia un Espacio Ferroviario Único Europeo

Este sistema de autorización y certificación, más centralizado, lleva a Europa hacia un Espacio Ferroviario Único Europeo. Con esta reforma se espera incrementa el número de economías de escala para las empresas ferroviarias de toda la UE. Se reducirán los costes administrativos y se acelerarán los procedimientos. Al mismo tiempo, se prevé que ayude a evitar cualquier tipo de discriminación encubierta, en particular, contra las nuevas empresas que deseen entrar en un mercado ferroviario.

La nueva regulación también dará lugar a una reducción significativa de las normas nacionales. Asimismo, el pilar técnico establece un marco de coordinación de los organismos nacionales de investigación, mientras que al mismo tiempo se trata de preservar su nivel de independencia.

Otras medidas del paquete ferroviario, todavía en discusión

El cuarto paquete ferroviario incluye también propuestas para liberalizar los servicios de pasajeros ferroviarios nacionales y para fortalecer la gestión de los administradores de infraestructuras. En octubre, la próxima presidencia de Luxemburgo tendrá como objetivo lograr una orientación general sobre el resto de propuestas del paquete. 

Sobre la aprobación de esta reforma, la presidencia saliente de Lituania, ha recordado que esta ha sido una de las prioridades de su mandado de enero a julio de 2015. «La reforma responde a las peticiones del sector ferroviario europeo», una reforma que incluye elementos «que reducirán los costes y la burocracia y que, por lo tanto, ayudará a un sector que hoy en día se enfrenta a una competencia cada vez más internacional».