El impacto que está teniendo la crisis sanitaria en toda la economía europea está obligando a las instituciones comunitarias a adoptar diferentes medidas tendentes a evitar el impacto que podrían tener la introducción de nuevas regulaciones en un marco de especiales dificultades, como el que se dibuja para los próximos meses.

En este sentido, esta misma semana, el Consejo de la Unión Europea ha dado el visto bueno a la posibilidad de retrasar los plazos de trasposición de las Directivas que regulan la seguridad ferroviaria y la interoperabilidad a los diferentes ordenamientos jurídicos de cada Estado miembro.

De este modo, según los ministros de la Unión se ofrece un marco con más garantías jurídicas a la industria ferroviaria de la UE y, al mismo tiempo, se otorga más flexibilidad a las autoridades nacionales de cada país para adaptar la normativa comunitaria a su propio ordenamiento, al tiempo que se aporta certeza legal en estas circunstancias tan extraordinarias.

Así pues, la fecha límite para convertir las Directivas del Cuarto Paquete Ferroviario realcionadas con la seguridad en este modo y la interoperabilidad pasa de estar fijada para el próximo 16 de junio, al 30 de octubre de este mismo año.